miércoles, 25 de febrero de 2015

DIY: Caramelos para la tos (o como darte cuenta que YouTube no te lo cuenta todo)



   El vídeo de estos caramelos lo podéis encontrar compartido por todos lados y en varios canales de YouTube. Cuando lo vi no tardé ni un segundo en ponerlo en práctica porque en casa tenía todo lo necesario para hacer estos caramelos que casi te los presentan como milagrosos para combatir la tos, aclarar la garganta y un sinfín de molestias típicas del invierno.
   Pero... ¿es todo como lo cuentan los vídeos que la gente publica? Vamos a verlo...


Ingredientes:
- 1 taza de azúcar.

- ½ taza de agua.

- 1 cucharada de zumo de limón.

- 1 cucharada de miel.

- ½ cucharadita de jengibre molido.

¼ de cucharadita de clavo molido.


Elaboración:

 Poner todos los ingredientes en un cazo a fuego fuerte.
Llevar a ebullición y disminuir el fuego.
Cocer durante 20 minutos removiendo de vez en cuando.
Yo tuve que dejarlo más tiempo porque estaba muy líquido.
Apartar del fuego y formar los caramelos sobre papel de horno.
Dejar enfriar 20 minutos y espolvorear con azúcar glass
¡Ya tienes preparados tus caramelos caseros para la tos!


   La verdad es que están bastante ricos. Aunque tienen un ligero sabor picante, el sabor predominante es el de la miel. 
   A mis hijos les encantaron, hasta el punto de que a cada rato Jara me decía que le diera un caramelo para la tos que le dolía la garganta jejeje

   En teoría las propiedades de estos caramelos vienen dadas por sus ingredientes naturales: el limón aporta vitamina C (aunque después de 20 minutos al fuego dudo mucho de que quede rastro de ella), la miel es antibacteriana y alivia el dolor de garganta y la tos, el jengibre es antiinflamatorio, mejora el sistema inmunitario, combate el dolor y las nauseas y, por su parte, el clavo tiene propiedades antisépticas, antioxidantes y reduce el flemón.

   Hasta aquí lo que nos cuentan, ahora toca la parte que no nos cuentan:





    Así aparecieron mis preciados y ricos caramelos al día siguiente: totalmente pegados, formando una masa casi imposible de separar.  





   Pero como no estaba dispuesta a perderlos, saqué la artillería pesada y, con ayuda de un hacha y de las tijeras de cocina, conseguí trocear esa masa compacta en la que se habían convertido.
   Esta vez los embadurné bien con azúcar normal en lugar de azúcar glass y los puse en un recipiente con bastante azúcar. A cada rato los fui agitando para que no volvieran a pegarse...

   Pero de nuevo así es como aparecieron al día siguiente:


¡Aggggg! ¡Qué rabia me da, con lo que me gustaron!

   Ahora ya están tan compactos que cuando quiero un cachito acudo a mi marido para que me saque un trozo, porque está tan duro que a mi me resulta imposible y a punto estuve de cortarme con el cuchillo...

   Estoy por volverlos a hacer y ponerle menos agua o dejarlos mucho más tiempo al fuego para que se hagan más, pero es que por más que le doy vueltas, al llevar miel, pienso que me va a pasar lo mismo los haga como lo haga.

   Y encima, en el vídeo de YouTube te dicen que los pongas en cajitas para obsequiar a alguien, pero lo que no te enseñan es cómo se quedan al día siguiente!

   ¿Qué pensáis vosotras? ¿Puede que me haya equivocado en algo o pensáis que a veces la gente por subir vídeos no dice toda la verdad de las cosas?

      Besis.

16 comentarios:

  1. A veces pasa.. pero no se les puedo demandar por publicidad engañosa porque es un video de facebook!
    yo lo compartí pensando en hacerlos, pero ahora me has quitado las ganas x)
    no sé, quizá poniéndolos en papeles individuales (aunque es un follon) aguantan
    un beesito

    ResponderEliminar
  2. Qué lástima, con lo bien que quedaban recién hechos!!! Pues no se qué decirte. No creo que hayas hecho nada mal. Alomejor la muchacha o se los comió todos de golpe, o no quiso contar el inconveniente del día siguiente. A saber!

    Puedes hacer lo que dice Neus o ... Y si los dejas en moldes?? Es decir, en algún molde de estos de siliconas para hacer bombones o algo así. Y los vas sacando de uno en uno según los comáis Otra cosa no se me ocurre.

    ResponderEliminar
  3. Jolines, vaya con los caramelos. Yo tampoco creo que hayas hecho algo mal pero no sé, pueden ser mil cosas (desde el tipo de miel hasta que en Youtube no se diga toda la verdad jejejej vete a saber). Un besote

    ResponderEliminar
  4. Pues mira, yo no conocía este vídeo. La verdad es que tus caramelos al principio quedaban muy bien.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Yo no los conocía, no lo sé igual ha habido algo que no ha contado sin saber!!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
  6. Pues lo unico que se me ocurre para que no pase eso es envolverlos, en papel de horno por ejemplo. Supongo que asi perderian la forma pero no se pegarian entre ellos.

    ResponderEliminar
  7. Con lo monos que quedan, que lastima!
    Un besi guapii

    ResponderEliminar
  8. De hacer y comer no? Vaya tela! con el trabajillo que te diste! saludos!

    ResponderEliminar
  9. jajajaja pues si que son guerreros estos caramelos

    ResponderEliminar
  10. Yo me guardé el vídeo en favoritos para hacerlo, pero ahora se me han quitado las ganas, jajajaj :)

    ResponderEliminar
  11. ohhhhhh pues qué pena, porque los ingredientes son estupendos :-(

    ResponderEliminar
  12. Jejeje que gracia me ha hecho tu entrada! Pobre... con la buena pinta que tienen... a ver si consigues algún truco para que no pase eso, quizá sea por la calor que está haciendo por aquí.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Qué buena pinta.
    Intentaré hacerlos un día.

    ResponderEliminar
  14. Ohhh...pero si se pegan ya no es buena idea.

    ResponderEliminar
  15. Hola pues a mi me salieron y solo se me pegotiaron un poco.. Los podía separar fácilmente.... Claro q modifique un poco la receta pues no le puse la miel ya que soy alérgica a todo lo relacionado con abejas... No le puse agua solo puse el jugo de um limón mediano....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentármelo, lo mismo me animo a hacerlos con tu receta sin miel.
      Saludos.

      Eliminar

Tus comentarios me hacen muy feliz. ¡Gracias!